Técnicas que Todo Chef de Pastelería Debe Tener Dominadas

Técnicas que Todo Chef de Pastelería Debe Tener Dominadas

Hornear es una labor minuciosa y si te has desviado un poco de las medidas, las secuelas tienen la posibilidad de ser, francamente, catastróficas.

Uno se pregunta cómo los pasteleros expertos inventan esos fabulosos postres. La respuesta a aquello es: medidas exactas, creatividad y orientación al detalle.

El trabajo de un pastelero puede parecer glamoroso y bastante dulce. Con un curso de pastelería online uno ya puede empezar con la construcción de novedosas recetas, inventando postres y usar ciertos de los mejores componentes y dulces de todo el mundo, ¿a quién no le gustaría este trabajo?

No obstante, no todo son crepes, fondant y crème brulées. Es un trabajo duro y desafiante y un papel que pide compromiso y dedicación y solo los mejores tienen la posibilidad de sobrevivir, prosperar y llegar a la cumbre.

Si está pensando en dejar su huella en el planeta de los dulces, debería desarrollar una diversidad de capacidades de chef y aprender todo lo que pueda sobre el tipo de puesto al que llegará, en un futuro próximo.

Echa un vistazo a estas capacidades imprescindibles para los pasteleros en ciernes:

Fuerza física

Cualquier trabajo en el planeta culinario necesita largas jornadas laborales. Para los chefs de repostería, las solicitudes físicas son muchísimo más exigentes y necesitan labores matutinas, probablemente al amanecer.

El trabajo puede extenderse muchísimo más ahí de las últimas horas de la noche, donde la mayoría del tiempo va a estar parado en un ambiente caluroso en la cocina. Tener mucha resistencia física es importante junto con la fuerza necesaria para mezclar y manipular la masa.

Adaptabilidad social

Si supone que no hay relaciones con los consumidores vinculadas en la especificación del trabajo de un pastelero, no podría estar más equivocado.

En tu faceta de pastelero tendrás que desarrollar tus capacidades sociales para lograr atender las necesidades de los consumidores y poder incorporar nuevos postres en el restaurante en el que trabajas.

Planificación y gestión

La organización de menús, la administración de inventario, las proyecciones y el desarrollo de recetas fundamentadas en los conocimientos de los consumidores necesitan capacidades estratégicas y organizativas.

El cumplimiento de las reglas de seguridad, limpieza y cocina además es algo que un pastelero tiene que conocer realmente bien.

Dominar el arte de la pastelería

Esta es probablemente la más relevante de cada una de las capacidades que debería tener un pastelero: hacer una carrera de pastelero profesional le enseñará a tener un entendimiento de diversos elementos clave que se aplican en la pastelería y sus distintas combinaciones posibles, efecto de la temperatura, dominio de la visualización y uso de edulcorantes en pasteles sin azúcar, así como tener experiencia en la construcción de postres y pasteles sin gluten.

La clave está en la atención al detalle y a las medidas exactas.

La pastelería además necesita que el chef aprenda el arte de ser delicado y paciente. Pese a que las horas de trabajo son espantosamente largas, un verdadero pastelero jamás perderá su espíritu creativo.

La presión podría ser tremenda y puede perjudicar la función de un chef para generar novedosas recetas. Por consiguiente, uno debería ser capaz de manejar el reto y, no obstante, continuar innovando.

Conozca sus trucos para hornear

Como cada una de las profesiones, los pasteleros además poseen ciertos trucos únicos para hornear que forman parte del grupo de capacidades que adquieren durante los años. Aquí existe una iniciativa de tres de ellos:

Helados y pasteles

Pastel y helado son una enorme fortuna para eventos. Los pasteleros comúnmente tienen la posibilidad de batir un helado con menos de cuatro elementos, mezclarlos en un tazón, obtener la textura deseada y servirlo de manera directa del congelador.

Elegir el chocolate correcto

El pastelero profesional aconseja que el chocolate que ingieres sea mejor que el chocolate con el que horneas. Utilizar chocolate de nivel medio no hace mal y al combinarlo con recursos como azúcar y la mantequilla, la mayor parte ni siquiera va a poder percibir la diferencia.

Concéntrate en la presentación

Primero se come con los ojos y la presentación en los postres le añade estilo y carácter. Esto además separa a los aficionados de los expertos.

Patricio